rancho primavera

Rancho Primavera, el rancho de los pájaros cerca de El Tuito

Los observadores de pájaros son extraños. Puedo decirlo porque provengo de una familia de observadores de pájaros.

Observar pájaros puede ser entretenido: he aquí una conversación imaginaria entre mis padres, dos observadores de pájaros mayores, casados durante 40 años, tratando de discutir en voz baja si el pájaro que está en el árbol frente a ellos es en realidad una tangara aliblanca o un picogordo amarillo.

“¡No puede ser un picogordo! ¡Mira ese piquito diminuto!” “Estoy segura de que es un picogordo”. “Claro, tú quieres que sea un picogordo porque no lo tienes en tu lista todavía, como yo, desde hace ocho años”. En este punto los susurros han empezado a elevarse a un volumen que resulta molesto tanto como para las tarangas como para los picogordos.  Los dos observadores de pájaros se encuentran de pronto solos, abandonados por el ave en cuestión, pero todavía están hablando en ese tono de voz suprimido y penetrante que suponen inaudible para las aves.

“¡SSSSHHHHH! ¡Acabamos de perder al picogordo!” “¡Que no era un picogordo!” Bonnie Jáuregui y su madre de 83 años, Patricia Morrow, manejan el Rancho Primavera de 90 hectáreas a casi tres kilómetros de El Tuito en el camino a Yelapa.  Su principal cosecha: observadores de pájaros.  Los observadores están felices porque ven MUCHOS pájaros. Un total de 10 especies han sido registradas en su propiedad.

Los observadores de pájaros serios están felices no sólo por el número de distintas especies apreciables dentro de los límites del rancho, sino también por la habilidad de ver tantos pájaros dentro de un radio tan corto en el rancho. Si incluyes las especies que se ven en viajes de un día desde el rancho, la cuenta fácilmente se duplica. “Es porque el terreno es tan diverso dentro del viaje de una hora desde EL Tuito” dice Bonnie. “En un día, puedes manejar a la costa tropical y los manglares. Al día siguiente puedes estar en las áreas de alta montaña con un hábitat muy diferente”.

El rancho ofreció su primer paseo de observación de aves en 1996. Ahora, mientras el rancho se mantiene virtualmente desconocido en Puerto Vallarta, ha sido incluido en itinerarios de la prestigiada VENT Travel Tours en Austin, Texas, la compañía especializada en paseos de observadores de pájaros más grande del mundo..  LA mayoría de los huéspedes de Rancho Primavera se quedan una semana, dividiendo su tiempo entre observación de aves, caminatas y relajación en las lagunas naturales que ofrecen pesca (deliciosa tilapia) y nado.

Las instalaciones son simples pero cómodas ya sea en una casa o cabaña con cocina completa.  Pero las habitaciones en la casa del rancho y las dos cabañas han crecido “orgánicamente” en los últimos diez años y las tarifas son un poco confusas al principio.  Dejaré que Bonnie defina el hospedaje y el precio:

“Están los cuartos de huéspedes con una estancia mínima de 6 personas por 3 noches que incluyen desayuno y cena.  Luego están las casitas, la estancia mínima es de 2 noches a $100 dólares la noche o $500 dólares la semana.  No desaconsejo las comidas preparadas en las casitas pero me da gusto cuando los locales obtienen el negocio de los huéspedes en los restaurantes de El Tuito.

Las instalaciones en el rancho son engañosamente simples: los observadores de pájaros son uno de los sectores de viajes más ricos. Los observadores de aves en Canadá y Estados Unidos gastan más de 30 mil millones en su hobby cada año, y están siendo cada vez más atraídos a México, que tiene más de mil especies de aves.

Sin embargo, Bonnie y Patricia no buscan exactamente “explotar” el negocio de la observación de aves.  Permiten a los visitantes por día que ingresen al rancho sin costo. “tenemos una caja de donaciones y no permitimos fiestas o días de campo, pero queremos que la gente venga y disfrute la aves”.

La conservación es el tema central de Rancho Primavera. Bonnie y Patricia recomiendan el programa “Guacamayas para siempre” (http://www.guacamayasparasiempre.org/) para mantener a la población peligrosamente baja de esta hermosa ave local. Bonnie las apoya porque “están saliendo a las comunidades a enseñar a los locales, especialmente  a los niños, sobre el predicamento que enfrentan las guacamayas debido a la caza y pérdida de hábitat.  Como científicos, también están monitoreando la población de guacamayas en Bahía de Banderas y Cabo Corrientes”. Bonnie y Patricia han probado también la “casi extinción” durante sus primeros años en el rancho antes de recibir su primer grupo de observadores de pájaros en 1999. “Tratamos de muchas maneras diferentes de ganar dinero aquí” dijo Bonnie, “pero gradualmente descubrimos que éramos ricos en pájaros y eso ha realmente funcionado para nosotros”.

Información de contacto para Rancho Primavera: Bonnie Jauregui, Rancho Primavera, El Tuito,

Tel: (322) 269-0257.

Email: bonniejauregui@gmail.com

Website: www.ranchoprimaveramexico.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.